3. MARMOLES

El mármol es sinónimo de lujo y exclusividad. Pasado y presente se funden en un crisol de colores, acabados y texturas inimitables en el mundo de la decoración y la arquitectura.
No es extraño que ya desde la Antigüedad fuera del material elegido por grandes maestros para esculpir sus obras más espectaculares. Quién no recuerda el David o la Piedad de Miguel Ángel o la impresionante belleza de la Venus de Milo, todas ellas sabiamente trabajadas en mármol. Y es que, tan solo su presencia en cualquier ambiente nos acerca más a la grandiosidad de la Roma imperial oa la elegancia y sensualidad del Renacimiento.
El mármol cubre una amplísima paleta cromática que va desde los blancos más puros a los negros más intensos.